Articles in Category: Cuidado de las plantas

Cuidado del ficus

on Martes, 22 Septiembre 2015. Posted in Enciclopedia de las plantas, Cuidado de las plantas

FicusCon más de 900 especies, los ficus son una de las plantas más utilizadas en las casas para adornar cualquier rincón. Los ficus más conocidos son el ficus lira, el ficus benjamina y el ficus de caucho o hoja grande.

Éste último tipo de ficus es una de las plantas de interior más famosas. Sus hojas son ovaladas, de un color verde oscuro y alcanzan los 30 centímetros de largo. Por su parte, las hojas del ficus lira son algo más pequeñas, entre 20 y 25 cm y tienen forma de violín, mientras que las hojas del ficus benjamina son mucho más pequeñas y pueden ser verdes, o verdes con reborde blanco.

Su gran difusión en los hogares españoles se debe a su buena adaptación a altas temperaturas, no requieren mucha luz y tampoco demasiado riego. La temperatura ideal de conservación se sitúa entre los 13 y 24 grados, y también es posible mantenerlo en exterior aunque cuidando de que no se hiele. En interior, habrá que ponerlo en alguna zona con bastante luminosidad natural, sin que llegue a darle el sol.

Los ficus son plantas que necesitan poco riego, en general, dos veces a la semana en verano y una en invierno, o incluso menos, en regiones más húmedas. Lo conveniente es observar la tierra y que ésta se halle seca antes de regar de nuevo. Si las hojas amarillean y tienden a caerse, será una señal de exceso de riego. En tal caso, conviene dejar de regar hasta que la tierra esté completamente seca y empezar a regar poquito a poco. Sin embargo, si las hojas se marchitan, el problema será el contrario: falta de agua.

Los ficus son muy resistentes a las plagas. Las que más le afectan son la araña roja, ante la que hay que utilizar algún acaricida que nos recomendarán en floristería Kalatea, o las cochinillas, otra plaga para la que se utilizará un anticochinillas o una solución de alcohol metílico, que tendremos que dar hoja por hoja con un bastoncillo de algodón. En menor medida, al ficus le pueden atacar los pulgones o sufrir los efectos de los hongos.

El tulipan: siembra, riego y cuidados

on Miércoles, 21 Enero 2015. Posted in Enciclopedia de las plantas, Cuidado de las plantas

tulipsSi quieres llenar tus jardineras o parterres de multitud de colores de una forma sencilla y cómoda, no lo dudes, la planta que debes elegir son los tulipanes. El tulipán es una planta bulbosa perenne, cuyos bulbos podemos guardar de un año para otro. Aunque los más famosos son los de Holanda, lo cierto es que es una planta procedente de Asia central y existen miles de variedades. Su nombre proviene de un vocablo turco ‘tulban’, que significa turbante, ya que la forma de la flor tiene ciertas similitudes con los turbantes turcos.

La época de plantación suele realizarse en el inicio del invierno, y es que el tulipán necesita del frío para florecer. Una vez sembrados, las flores tardarán en aparecer unos tres meses y nos durarán cerca de tres semanas. Debemos plantarlos en macetas con un buen sistema de drenaje, que conseguiremos colocando piedras en el fondo, para que el agua no se quede estancada. La distancia de separación entre bulbos debe ser de unos 5-7 centímetros y debemos enterrarlos a una profundidad de 7 a 15 cm (tres veces su tamaño) dejando su parte más estrecha mirando hacia arriba.

Necesitan ser plantados a pleno sol o semi-sombra y regarlos de forma abundante sin encharcar. Después de la floración sus hojas se marchitan y debemos cortar el tallo principal, pero no las hojas mientras éstas continúen verdes, con el fin de que el bulbo acumule reservas. Una vez marchitas estas hojas, entonces desenterraremos los bulbos y los guardaremos, limpios, en un lugar fresco, seco y oscuro para volverlos a sembrar la temporada próxima.

Y así de sencillo podemos llenar todos los años de luz y color nuestras terrazas con una planta bastante dura, resistente al frío, que necesita pocos cuidados, nada de fertilizantes y que no presenta graves enfermedades ni plagas.

La begonia: cuidados y enfermedades

on Jueves, 20 Noviembre 2014. Posted in Enciclopedia de las plantas, Cuidado de las plantas

Luz, climas cBegonia-IMG 0089smálidos y bastante riego son las claves para que nuestras begonias crezcan fuertes y vigorosas, dando lugar a flores brillantes de multitud de colores. En los viveros podemos encontrar begonias de interior y begonias de exterior, predominando las primeras.

Las begonias son originarias de zonas con climas tropicales o subtropicales por lo que el principal cuidado tendrá que ver con mantener la planta en una zona de la casa con un clima templado, nunca inferior a los 15 grados.

Es importante también mantener un cierto grado de humedad sin dejar que el agua quede entre sus hojas, pues terminarían pudriéndola. Por eso, lo ideal es regarlas directamente a la tierra, de forma abundante, pero sin encharcarla y evitando que el agua se quede en la superficie. Para ello, dispondremos la begonia en una maceta con un buen sistema de drenaje. Un truco para mantenerlas húmedas es situar la maceta en un plato con guijarros y regar echar agua directamente al plato. Deberemos dejar que la tierra seque entre riego y riego para que la planta no se nos pudra.

El sustrato o tierra debe ser rico en nutrientes y poco ácido y la maceta del mismo tamaño que la planta, ya que si la ponemos en una maceta demasiado grande lo que provocaremos es que la tierra se empape demasiado, ‘ahogando’ las raíces.

En cuanto a los fertilizantes, es aconsejable usarlos una vez al mes durante los meses de febrero a septiembre y con menor frecuencia durante los meses de otoño e invierno, durante los cuales la planta estará en estado de reposo y crecerá menos.

Sobre las enfermedades que afectan a este tipo de planta, os podemos contar que lo más común es que las hojas presenten hojas marrones, redondeadas y húmedas y que los tallos ennegrezcan y se pudran. Si les ocurre lo primero, la enfermedad la provoca una bacteria y lo aconsejable es sustituir el riego por aspersión y cortar las hojas afectadas. Si por el contrario, nuestra begonia sufre de tallos negros que se pudren, la planta tiene un hongo llamado Pythium y hay que arrancar y destruir las plantas afectadas. Además, debemos tirar el sustrato porque el hongo vive en la tierra.

El cuidado de las azaleas

on Jueves, 06 Noviembre 2014. Posted in Enciclopedia de las plantas, Cuidado de las plantas

azaleaLa azalea es una planta arbustiva de gran belleza debido a sus flores acampanadas con multitud de colores, que podemos tener tanto en el interior como en el exterior de casa y cuyos cuidados son bastante sencillos y simples.

Las claves para que las azaleas nos duren en el tiempo están en regar mucho con agua baja en cal , trasplantarla cuando termine de florecer y mantener su suelo ácido.

Si optamos por tener nuestra azalea en casa, lo ideal es situarla junto a una ventana con mucha luz. Si por el contrario, la ponemos en la terraza o en el jardín, es mejor plantarla en un sitio de sombra o semisombra. La temperatura ideal está entre 12 y 22 grados, por lo que hay que evitar colocarlas a pleno sol o cerca de fuentes de calor como chimeneas o radiadores.

Sin embargo, lo más importante es mantener la humedad de su sustrato. Hay que regarlas abundantemente, especialmente durante los meses de verano, con agua sin mucha cal, a ser posible destilada o de lluvia, evitando mojar sus flores y hojas. Hay que regar casi a diario cuando la planta está en flor, por lo que desde la floristería Kalatea os recomendamos situar un plato con agua debajo de la maceta, vaciándolo un par de veces a la semana para que la planta descanse. El agua tampoco debe estar demasiado fría.

Cada 15 días debemos usar un poco de fertilizante durante la época de floración para mantener el suelo ácido. Un truco es desechar sobre la tierra los posos del café.

Nunca la podes en invierno. Espera a que la planta deje de florecer y en ese momento corta todos los ramos del año ya florecidos, dejando sólo 2 ó 3 yemas axilares, de las que saldrán las flores el invierno próximo.

Si la planta presenta hojas amarillentas en hojas jóvenes es que la estamos regando con agua demasiado dura y nos estamos comiendo el hierro del sustrato. Para solucionarlo debes adquirir quelato de hierro y fertilizantes para plantas de suelo ácido.

También es posible que nuestra azalea nos de flores pero que éstas no lleguen a abrir. Esto se debe a que tenemos exceso de riego o a que hay corrientes de aire frecuentes. Lo ideal es dejarla descansar hasta que el sustrato se seque y ponerla en un lugar resguardado, sin aire.

Por último, si las hojas se secan y se caen, sucede por todo lo contrario a lo anterior. Falta agua. Riega la planta y pulveriza sus hojas con agua templada.

El pensamiento, la flor de invierno

on Martes, 23 Septiembre 2014. Posted in Enciclopedia de las plantas, Cuidado de las plantas

pensamientos1Con la llegada del frío, nuestros jardines, terrazas y patios pierden la belleza de estos meses pasados y parecen casi desérticos. Una imagen de tristeza que podemos remediar llenando nuestros parterres de los famosos pensamientos. Una planta que tiene multitud de variedades y colores, cuya floración se produce durante los meses otoñales, pero puede abarcar hasta la primavera, y cuya dureza la hace resistente a las heladas del invierno, por lo que son ideales para dar una nota de color a nuestros espacios ajardinados.

Si queremos que nuestros pensamientos no mueran prematuramente debemos mantenerlos en los tiestos en los que vienen del vivero durante una semana y media, aproximadamente, regándolos todos los días. Tras este periodo de tiempo ya podemos plantarlos en el lugar que queramos. De este modo, evitamos que sufran por el cambio brusco de temperatura y condiciones que había en el vivero con el de nuestros hogares.

Durante la floración, es conveniente que reguemos los pensamientos cada 2-3 días, procurando que la tierra esté siempre húmeda, pero cuidando de no encharcarla. Para prolongar el período de floración, es conveniente quitar las flores marchitas y cortar las puntas de sus tallos para provocar la formación de otros capullos.

Con la llegada del verano, su aspecto se tornará decaído y mustio. Es momento, entonces, de cortarles por la parte del tallo más baja, para que podamos volver a disfrutar de sus flores el invierno siguiente.

Plantas purificadoras del aire

on Martes, 10 Junio 2014. Posted in Enciclopedia de las plantas, Cuidado de las plantas

El aire de nuestros hogares y oficinas está cada vez más contamintado, incluso más que el aire del exterior. Y es que en nuestros hogares introducimos cada vez más productos químico-sintéticos que liberan compuestos orgánicos volátiles que resultan muy perjudiciales para la salud a partir de ciertas dosis de concentración.

Los tóxicos más frecuentes presentes en los espacios interiores son el formaldehído, el tricloroetileno, el benceno, el xileno, el tolueno, el dióxido de carbono y el amoníaco, algunos de ellos de probados efectos cancerígenos.

Las fuentes de estos tóxicos son, entre otras, los plásticos, las fibras sintéticas existentes en diferentes tejidos, en los muebles de maderas aglomeradas, el PVC, las pinturas y barnices, los disolventes, los adhesivos, los ambientadores, las impresoras y fotocopiadoras, los productos de limpieza, etc.

En 1984, la NASA elaboró el informe 'Plantas ornamentales para la disminución de la contaminación interna del aire', donde se publicaba una larga lista de plantas capaces de purificar el aire, asignando a cada una de ellas una puntuación basada en su capacidad de eliminación de vapores químicos, su resistencia a los insectos y su facilidad de mantenimiento.

Estas plantas además de purificar y limpiar el aire absorbiendo las sustancias químicas volátiles, nos reportan otros beneficios como la regulación de la humedad ambiental, la disminución de la presencia de polvo, la mitigación del ruido, la atenuación de la electricidad estática y la producción de oxígeno. En definitiva, las plantas contribuyen a tener un hogar más sano y ayudan a combatir enfermedades como el asma.

De todo ese listado de plantas que elaboró la NASA, nosotros hemos querido destacar diez por su alto poder de purificación del aire y a la vez su fácil cuidado y mantenimiento: Espatifilium, Areca, Lengua de Tigre, Potos, Cinta, Ficus Robusta, Palmera China,Tronco de Brasil, Hiedra y Palmera Bambú.

10 Plantas Purificadoras

 

Consejos Generales:
 
1-      HUMEDAD: La mayoría de las plantas purificadoras proceden de ecosistemas selváticos acostumbradas a vivir con altas tasas de humedad y poca luz, por lo que para el  correcto desarrollo de este tipo de plantas hay que procurarleshumedad ambiental que puedes hacer con hidrojardineras, colocando el tiesto sobre un plato con piedras procurando que siempre tenga agua o pulverizando a menudo su follaje.
2-      HOJAS: Son las hojas de estas plantas las que captan los tóxicos volátiles, por ello hay que mantener sus hojas libres de polvo.
3-      SUSTRATO: El sustrato debe quedar lo más aireado y expuesto posible por lo que conviene aligerar las plantas de las hojas inferiores, evitando poner sobre la tierra piedras de ornamentación u otros objetos.
4-      COMPRA: Si vas a adquirir uno o más ejemplares de algunas de estas plantas, opta por plantas de pequeño tamaño ya que se adaptan mejor a las condiciones particulares de cada ambiente.
5-    DÓNDE: En las habitaciones donde más tiempo pases, como en el salón, coloca varias de estas plantas, cuanta mayor diversidad más se refuerza el efecto purificador de las plantas al atacar la mayor variedad posible de COV´s. En eldormitorio puedes colocar una Sanseviera (o Lengua de Tigre) ya que esta planta durante la noche convierte el dióxido de carbono en oxígeno. En lugares donde se pueda acumular monóxido de carbono como en las cocinas de gas o en una habitación con chimenea coloca la cinta (o Chlorophytum Comosum). 
6-    CUÁNTAS: Se recomienda de una a dos de estas plantas de tamaño medio por cada 10 m2.

Plagas del geranio: cómo detectarlas y prevenirlas

on Martes, 29 Abril 2014. Posted in Cuidado de las plantas

genanio3El sol ya empieza a calentar y nuestras terrazas ya lucen bonitas y alegres gracias a las maravillosas flores que dan nuestras plantas. Hoy, hemos querido dedicar nuestro post a las enfermedades y plagas que afectan a los geranio, por ser ésta la planta que más inunda nuestros balcones y jardines, ya que no requiere excesivos cuidados.

Sin embargo, si no se toman las precauciones adecuadas puede que en un descuido nuestros geranios enfermen debido a diferentes plagas.

LA MARIPOSA AFRICANA O MARIPOSA DEL GERANIO

La más importante, dañina y habitual es la denominada plaga de la mariposa africana o mariposa del geranio.

Si ves agujeros en los tallos, flores mustias u hojas con picaduras, son los síntomas del ataque de las orugas. Éstas, miden unos 2 cm. de largo y tienen color verdoso que va tornándose más oscuro a medida que crecen.

Debes tratar preventivamente al menos una vez al mes, es decir, antes de que aparezcan los síntomas, con los insecticidas que hay en el mercado especialmente formulados para esta plaga. Si la planta está muy atacada, prácticamente no tiene solución y se debe desechar. Si no es así, poda y elimina todos los tallos afectados (llevarán las oruguitas dentro) y aplica un insecticida. Repite cada 15 días.

LA ARAÑA ROJA

Otra de las plagas más comunes es la de la araña roja. Son unas arañitas de color rojo y de 0,5 milímetros que apenas se ven a simple vista. Se asientan sobre todo en el envés de las hojas (la cara de atrás). Si se mira muy de cerca o con una lupa, pueden verse correteando por dicho envés.

Al principio, el síntoma más corriente son punteaduras decoloradas y mates y manchas amarillas en las hojas. Posteriormente acaban secándose y se caen.

A veces se ven finas telarañas por el envés y a veces, no. Para combatirlas lo mejor es usar un acaricida. 

La mosca blanca, los pulgones, las cochinillas, las orugas, los mosquitos verdes y los nematodos son otros de los enemigos de los geranios, que hay que vigilar para que no produzcan una masacre entre nuestras plantas.

Lo ideal para prevenir estas enfermedades es prevenir no regando en demasía y usar, por lo menos una vez al mes, algún insecticida específico contra las enfermedades del geranio.

 

¿Cómo cortar y plantar esquejes de rosales o rosas?

on Miércoles, 19 Febrero 2014. Posted in Cuidado de las plantas

rosalMuchos de vosotros venís a la floristería Kalatea a preguntarnos por semillas de rosal y a todos os decimos lo mismo: los rosales se propagan gracias a esquejes de otro rosal y las nuevas variedades se consiguen a través de injertos entre dos variedades diferentes.

Aunque los esquejes se pueden cortar en cualquier momento del año, hacerlo a finales del otoño o principios del invierno es la mejor época, primero porque nuestro rosal sufrirá menos, y, segundo, porque tendremos mayores posibilidades de éxito de que nuestro esqueje agarre en el terreno.

Para cortar el esqueje, usa tijeras de podar limpias y bien afiladas, que hayan sido esterilizadas con alcohol. Elije un tallo sano que sea aproximadamente tan grueso como un lápiz y de unos 15,5 a 20,5 centímetros de largo. Corta el tallo en un ángulo de 45 grados, justo sobre una yema de otro tallo u hoja. Si tomas los esquejes en un día caluroso, colócalos en una bolsa plástica dentro del refrigerador o de un recipiente con hielo. Esto ayudará a evitar que se sequen. Cuanto antes los plantes, mejor.

A la hora de plantar los esquejes debes limpiarlos de hojas y espinas en la parte inferior. Después, tienes que embeber el extremo inferior del tallo en algún tipo de hormona para el crecimiento de las raíces. Este paso no es necesario pero te asegurará un mayor éxito y acelerará el crecimiento de las raíces haciendo que agarre a la tierra más rápidamente. Coloca tierra floja y de buena calidad en una maceta, haz un hoyo pequeño con un lápiz y coloca el esqueje en su interior. Coloca también algunos lápices o palillos de madera junto a los tallos y cúbrelos con una bolsa plástica clara atada en la base de la maceta para conservar la humedad. Coloca la maceta en un área con buena luz pero no directamente al sol. Mantén la tierra húmeda. En algunos meses, da un pequeño tirón a tus tallos; si sientes algo de resistencia, significa que están echando raíces.

¿Qué plantas siembro en Primavera?

on Miércoles, 19 Febrero 2014. Posted in Enciclopedia de las plantas, Cuidado de las plantas

flores-2En pocas semanas diremos adiós a este frío y lluvioso invierno y daremos la bienvenida a la siempre esperada primavera, inaugurando el momento de embellecer nuestras terrazas, patios y jardines.

Lo primero que debemos tener en cuenta antes de sembrar o replantar nada es limpiar nuestras macetas y parterres. Para ello, será preciso mezclar la tierra antigua con tierra nueva y de calidad. De esta forma aportaremos nutrientes nuevos al terreno para que nuestras plantas estén bien alimentadas y además, al remover la tierra, la estaremos oxigenando consiguiendo que nuestros cultivos agarren con más fuerza.

Una vez realizado esto será el momento de elegir con qué plantas, semillas o bulbos queremos adornar nuestro jardín privado. Si eres de aquéllos a los que les gusta ver todo el proceso de crecimiento de la planta, desde la floristería Kalatea os recomendamos que plantéis semillas y bulbos de diferentes variedades para garantizaros floración hasta el final del verano y principios del otoño. Así, debéis optar por plantar ya, sin más tardar, geranios, calas, primaveras, rosales, campánulas, violas y azucenas o liliums. Después hacia finales de la primavera es el momento de agregar las plantas perennes como margaritas, liatris, lirios, y otras no perennes como los gladiolos, dalias, hortensias y begonias.

Por el contrario, si eres de los que no pueden esperar y quieres ver las plantas ya florecidas y en su pleno apogeo, las floristerías y viveros tendrán a partir de estas fechas multitud de variedades, que sólo tendrás que replantar en tus maceteros, y que convertirán tu balcón o jardín en la envidia de todos tus vecinos!

El ciclamen, la delicada flor de Persia

on Jueves, 02 Enero 2014. Posted in Cuidado de las plantas

Ciclamen06Hoy en el blog de la floristería Kalatea os queremos hablar del ciclamen, una planta también conocida como violeta de Persia, pues es originaria de este país, aunque también se da en el norte de Europa. ¿Y por qué os queremos hablar del ciclamen? Pues porque es una de las plantas con flor más populares en invierno, debido a que son pocas las plantas que florecen en esta época del año.

Sus pétalos suelen ser más o menos grandes que se pliegan sobre sí mismos construyendo bellas y singulares flores. Las variedades modernas presentan una amplia gama de colores florales que va desde el blanco al escarlata, pasando por tonalidades rosadas, púrpura y salmón, y las hojas acorazonadas y provistas de un largo peciolo, muestran manchas plateadas formando diferentes dibujos.

Aunque es una planta anual, lo cierto es que puede durar varios años si se mantiene en las condiciones adecuadas, eso sí, con el paso del tiempo el tamaño de las flores irá decreciendo.

El ciclamen es una planta que aguanta muy mal el calor, por eso en invierno si la metemos dentro de casa nos durará muy poco tiempo, dependiendo de la temperatura de la estancia donde la hayamos colocado. Lo ideal es tenerla en el exterior pero teniendo cuidado de que no se hiele.

También hay que evitar que le de el sol directamente y procurar que el ambiente esté fresco y húmedo. Mejor si la colocamos sobre un plato con arena mojada.

Su época de plantación es a medidados o finales de verano, época en la que permanece seca y durmiente, para luego florecer en otoño o primavera. La floración será mejor si la plantamos en un macetero estrecho.

Sobre el riego, lo más importante y vital para el ciclamen es que le reguemos por inmersión. Nunca debemos regar la tierra directamente. Sino que debemos sumergir la maceta en un cubo de agua para que ésta penetre por los agujeros de drenaje. El riego no habrá que repetirlo hasta que la tierra esté completamente seca, ya que si regamos demasiado podríamos pudrir la planta.

- TRASTORNOS DEL CICLAMEN

Si los tallos de las flores se ablandan, es señal de exceso de riego y drenaje inadecuado. Es bastante frecuente que las hojas se pongan amarillas y los tallos se pudran al poco de comprarlos. ¿Por qué ocurre esto?. Se compra en plena floración, en otoño-invierno, procedente de un invernadero frío, es decir, sin calefacción, después la llevamos a un interior caldeado las hojas amarillean y se caen.

El ciclamen se puede cultivar en la tierra del jardín o como planta de interior. Plantado en el jardín, soporta el frío, hasta -5ºC y agradece la protección de los rayos solares, sobre todo en las horas de máximo calor. Debajo de los árboles va perfecto. Resurgirán más tarde si se les deja pasar el verano casi seco que es su periodo de reposo.

Una vez marchita la planta tras la floración. Puedes hacer lo siguiente:

- Sacar y guardar el tubérculo en un lugar seco, oscuro y aireado para plantarlo la próxima temporada.

- Otra opción es plantarlo en el jardín a la sombra y casi olvidarte de él, regando un poco para que no se seque del todo.

- A mediados de otoño, llévalo de nuevo a la casa o vuelve a plantar los tubérculos para iniciar un nuevo ciclo.

- Todo esto depende del clima, ya que, por ejemplo, en muchos lugares nunca se seca por completo, permaneciendo siempre verdes y floreciendo 3 veces al año.

ENFERMEDADES MÁS COMUNES DEL CICLAMEN

- BOTRITIS. En los peciolos de las hojas y en los pedúnculos de las flores se puede desarrollar un moho de color ceniciento llamado Botrytis cinerea. En los pétalos de las flores pueden presentarse manchas del mismo color. Evita mojar las plantas al regar.  Arranca y destruye las hojas en cuanto observes las primeras manchas del moho. Las pulverizaciones también pueden contribuir a evitar la propagación del hongo.

- OIDIO. Manchas en forma de polvillo blanco. Se combate con un fungicida antioidio.

- MANCHAS EN LAS HOJAS. Grandes manchas marrones oscuras y dichas hojas terminan por secarse. El hongo causante es del género Phyllosticta.

Cómo cuidar la flor de pascua o Poinsetia

on Martes, 03 Diciembre 2013. Posted in Enciclopedia de las plantas, Cuidado de las plantas

flordepascuaLa Navidad está a la vuelta de la esquina y muchos de nosotros ya hemos empezado a decorar nuestras casas para pasar estas fechas tan entrañables en compañía de familia y amigos.

Belenes, árboles de navidad, bolas y espumillones se hacen hueco entre nuestra vida diaria para dar a nuestro hogar ese toque mágico que tiene la Navidad. Junto a estos accesorios, cada vez es más común encontrar en nuestras casas la flor de pascua o poinsetia adornando el centro de nuestra mesa o un rincón. Sin embargo, muchos de vosotros nos habéis preguntado qué hacer para que la planta os dure de un año para otro, pues cuando pasan estas fechas sin saber cómo ni por qué se os mueren.

Pues bien, aquí os vamos a contar las claves para que consigáis que vuestra flor de pascua o poinsetia luzca siempre como el primer día.

Lo primero que hay que saber es que la flor de pascua o poinsetia es originaria de México, y eso ya nos da pistas de qué ambiente es el más propicio para esta planta.

En segundo lugar, es importante conocer que a pesar de que tras la Navidad pierde sus hojas, lo cierto es que la poinsetia sigue vive y si seguimos cuidándola, a finales de primavera nos dará nuevos brotes y tendremos la planta como nueva.

Para ello es recomendable seguir una serie de consejos. Al ser la flor de pascua una planta de clima cálido, lleva fatal los fríos extremos. Lo recomendable es mantenerla a una temperatura nunca por debajo de 10 grados. Necesita mucha luz, sobre todo cuando están en flor y hay que mantenerla en un ambiente húmedo. Por tanto, lo mejor es tener la maceta sobre un plato con guijarros húmedos y regar la planta directamente al sustrato o por inmersión en un recipiente unas dos veces por semana, dejando secar la tierra entre riego y riego.

Los problemas más comunes que nos podemos encontrar son: hojas con bordes amarillos por falta de agua, calor excesivo o ambiente seco. Caída de las hojas por el frío, falta de luz o corrientes de aire. Hojas marchitas por exceso de agua y amarillentas por falta de hierro en el sustrato.

De este modo, siguiendo estos consejos y cuidando la planta como si tuviera flores una vez que se le hayan caído podemos tener Flor de Pascua para rato!

Cómo cuidar una Bromelia

on Viernes, 22 Noviembre 2013. Posted in Cuidado de las plantas

Si hay una planta decorativa y fácil de cuidar, esa es la bromelia, la escojas del color que la escojas. De origen tropical, podemos encontra bromelias durante todo el año y es un magnífico detalle para regalar o para alegrar nuestra casa por su colorido de hojas y flores.

Para disfrutar de tu bromelia durante mucho tiempo lo que te aconsejamos es que la coloques en un lugar luminoso pero sin que reciba la luz del sol directamente.

Riega con agua el centro de la planta. Es mejor si la regamos con agua de lluvia o sin cal pero también acepta la del grifo (un truco es dejar agua en una jarra el día de antes, así conseguiremos que se vaya el cloro por evaporación).

Debemos mantener la tierra húmeda pero sin empaparla y no es necesario echar ningún tipo de fertilizante. Los días de mucho calor pulverízala con agua o tenla sobre un plato con piedras mojadas, pues adora la humedad. En invierno evita tenerla en el exterior pues no soporta el frío ni las heladas.

La flor de la Bromelia dura entre tres y seis meses. Cuando la bromelia se marchita ha llegado el momento de comprar una nueva porque sólo florece una vez.

¿A qué no pensabas que era tan fácil de cuidar?

Cuidados del Anthurium o Anturio

on Jueves, 24 Octubre 2013. Posted in Cuidado de las plantas

anthurium06

Esta semana vamos a dedicar nuestro blog a explicar los cuidados del Anthurium, una planta tropical, muy llamativa pero que cuando la soléis ver en la floristería os parece delicada y os tira para atrás y nada más lejos de la realidad. El Anturium o Anturio no es una planta delicada. Sólo es necesario seguir una serie de consejos y tendréis planta para rato!:

  • Luz:Buena luz, pero sin rayos directos del sol porque le produciría quemaduras.
  • Temperatura:Anturium necesita un ambiente cálido. Esta especie necesita una temperatura uniforme, sobre todo en invierno. No toleran descensos bruscos de temperatura por la noche. Cuidado con las bajadas nocturnas de temperatura en invierno. Por arriba, el máximo que tolera es de 30ºC siempre que tengan humedad alta.
  • Humedad:Humedad del aire alta. Para conseguirlo puedes pulverizar a menudo con agua o colocar la maceta sobre un plato con guijarros mojados, evitando que la base de ésta esté en contacto con el agua. El agua para pulverizar que no esté muy fría, podría amarillear las hojas. El aire seco a su alrededor debido a la calefacción o a las corrientes de aire es malo. No debe ponerse la planta en un lugar con corrientes de aire; se producirá la caída de las hojas.
  • Riego:En Verano riega 3 veces a la semana y en invierno reduce a 1 vez por semana. Es casi mas importante la humedad del aire que el riego para el Anturium. Coloca el macetero sobre un tiesto en el cual se colocan piedras, las que se mantendrán húmedas, sin que el fondo del macetero quede tocando el agua.
  • Abono:1 vez cada 15 días durante primavera y verano con un fertilizante líquido para "plantas de interior de flor".
  • Trasplante:Trasplanta en primavera a una maceta un poco mayor cada 2 años. No es un planta que crezca mucho, por eso no hay que trasplantar cada año. Cuando las raíces sobresalen por la superficie o por el agujero de drenaje, urge un cambio de maceta.
  • ¿No florece o las hojas se amarronan?: Puede ser porque el aire a su alrededor sea muy seco. Pulveriza con agua o pon la maceta sobre un recipiente con guijarros y agua para subir la humedad alrededor.
  • ¿Hojas amarillas?:Llévala a un sitio más cálido, donde no pase frío, sobre todo en invierno. Deja de regar hasta que se reponga.
  • ¿Las hojas se caen?:Puede ser por corrientes de aire.
  • Plagas y enfermedades:Araña roja, Pulgón, Cochinilla algodonosa, Mosca blanca, Antracnosis y moteados (hongos), Bacterias.
  • Multiplicación:De la planta madre de Anturium se separan los hijuelos con sus raíces o bien, se pueden poner a enraizar bajo niebla estacas de partes terminales que lleven 2 ó 3 hojas. Multiplicación por partición de la macolla; sin embargo, en floricultura se lleva a cabo por acodo o esqueje.

 

¿Cómo y cuándo regar las plantas?

on Viernes, 18 Octubre 2013. Posted in Cuidado de las plantas

Muchos de vosotros acudís a menudo a nuestra Floristería Kalatea para preguntarnos por el riego de las plantas. Las dudas que más nos trasladáis tienen que ver con el exceso de riego, cuándo regarlas y cuánto. Nosotros siempre os damos la misma respuesta: No hay una norma general y universal porque todo depende de la variedad de la planta y de las condiciones climatológicas del ambiente. Lo mejor es observarla y aprender a detectar sus necesidades. No obstante, aquí os dejamos algunos consejos que podéis seguir mientras aprendéis el lenguaje de vuestras plantas:

plantas-marchitas

1. Para detectar síntomas de falta de agua o de exceso mira con frecuencia el aspecto de las hojas, de las flores y de la planta en general. En verano hay que estar muy pendiente.

2. En caso de que estén pasando sed, los síntomas son:

-Las hojas tienen un color apagado, sin brillo.

-Se abarquillan

-Amarillean.

-Se caen o se quedan lacias.

3. El síntoma más visible de exceso de agua es que las hojas se vuelven amarillas y luego caen.

4. El método más típico para comprobarlo es meter el dedo y notar si está seco o húmedo. Cogerle el tranquillo a esta técnica es fundamental.

5. Hay quien clava en la tierra un lápiz y al sacarlo ve si ha quedado mucha tierra adherida en él; eso significa que la tierra permanece húmeda.

6. Otro truco válido para macetas de terracota o de barro consiste en dar unos pequeños golpes en ella. Si suena a hueco, es que quiere agua; si suena macizo, es que está llena.

7. Levantar una maceta con agua o sin ella es diferente el peso.

8. En el mercado existen unos instrumentos medidores de humedad que se clavan en la maceta y sirven como orientación.

9. Cuidado porque a veces la capa superior de tierra de la maceta puede estar seca mientras que el fondo contener agua estancada y más riegos serían perjudiciales.

Con qué frecuencia regar.

10. No hay "recetas" universales en cuando al riego, ya que depende de las condiciones particulares de cada planta y lugar.

11. Lo que está comprobado es que el principal error en el cultivo de las plantas en maceta, y en concreto en las plantas de interior, es el riego excesivo que pudre las raíces.

12. Se mueren muchísimas más plantas por exceso de agua que por sequedad.

13. Recuerda que no es lo mismo una tierra húmeda que empapada.

14. Si se te muere una planta, fíjate en primer lugar cómo estás regando (humedad del sustrato) y comprueba si el recipiente tiene el orificio de la parte inferior obstruido.

15. Con el riego siempre es mejor quedarse corto que pasarse. Ante la duda, es mejor no regar y esperar un par de días.

16. Para intentar recuperar una planta excesivamente regada, saca con cuidado el cepellón del tiesto y envuélvelo en varias capas de papel de cocina absorbente. Déjalo todo así durante 24 horas. Si se empapan las hojas, ponle otras nuevas. Vuelve después a meter la planta en la maceta y no la riegues durante varios días.

17. La cantidad de agua que una planta necesita depende de sus exigencias individuales, del sustrato, de la cantidad de luz que recibe, de la temperatura y de la humedad del aire.

18. Hay plantas que precisan un riego abundante, otras regular y otras bajo. Por ejemplo, precisan riego abundante: Culantrillo, Azalea, Hortensia, etc.. Los Cactus y las Plantas Crasas necesitan poco riego y en invierno cero.

19. La planta que tenga muchas hojas y grandes consumen más agua.

20. Las mismas plantas en maceta precisan más riego que si están plantadas en la tierra del jardín.

21. En época de crecimiento y de floración necesitan más.

22. Si hay viento caliente en verano, riega prácticamente a diario debido a que se secan a las pocas horas.

23. Muchas plantas tienen una época de reposo en el año, que puede ser el invierno. Riego mínimo o cero en este caso. Los cactus y las clivias son dos ejemplos de plantas que no hay que regar en invierno.

24. Las macetas de barro pierden más agua al ser porosas.

25. Las macetas de plásticos retienen el agua durante más tiempo por lo que deben regarse con menos frecuencia, pero en verano corremos el riesgo de que cuezan las raíces.

26. Es bueno llenar la regadera por las noches, para que el agua esté a temperatura ambiente cuando riegues por la mañana las plantas de interior. Dejándola reposar una noche hace que pierda el cloro por evaporación.

27. El riego continuado de las macetas va lavando los nutrientes minerales que toman las plantas (Nitrógeno, Potasio, etc.). Esto supone un empobrecimiento del sustrato, además de los posibles encharcamientos.

28. Si las plantas se encuentran en lugares secos y soleados, conviene regarlas con más frecuencia; por el contrario, si se encuentran en interiores frescos y con poca luz no es necesaria tanta agua.

29. No mojes las flores porque durarían menos.

30. Verifica que la maceta drena bien, que sale el agua por los agujeros inferiores cuando riegas. Para conseguir un buen drenaje, pon en el fondo de la maceta grava, trocitos de cerámica, arcilla expandida, etc..

31. Si tienes macetas en la ventana, pon una capa de gravilla sobre la tierra para que la lluvia no salpique los cristales.

PRINCIPALES PLAGAS Y ENFERMEDADES DE LAS PLANTAS EN VERANO

on Sábado, 10 Agosto 2013. Posted in Cuidado de las plantas

El verano es sin duda la época del año en la que más disfrutamos de nuestro jardín, y es cuando nuestras plantas se encuentran en todo su esplendor. Sin embargo, las altas temperaturas y la proliferación de insectos en esta época del año también pueden suponer un peligro para la salud de nuestras plantas y debemos mantenernos alerta si queremos evitar que sufran e incluso que se nos mueran.

Enfermedades de las plantas en verano

Por ello, en este post os vamos a contar cómo prevenirlas y tener nuestro jardín radiante y hermoso. En cuanto a las plagas de insectos más comunes que se producen en verano están las siguientes:

- Mosquitos: Sí, rondan por todas partes y por todo tipo de hogares pero muy especialmente en los que disponen de jardín puesto que es una de sus zonas favoritas para dejar sus larvas y reproducirse. Evita las zonas en las que el agua se estanque o quede encharcada, fuentes de suciedad donde acostumbran a establecerse.

- Arañas: Les atraen los lugares muy cálidos, por lo que el jardín les resulta ideal. Si encuentras síntomas como motitas amarillas y una rápida sequedad, sospecha primero de ellas.

- Hormigas: Las negras son especialmente incordiantes puesto que pueden atraer a la vez al pulgón. Las mariquitas son buenas para acabar con esta última plaga.

- Cochinillas: Nacen especialmente en el mes de junio. Lo ideal sería que las detectases en estado larvario para poder acabar de forma fácil con ellas, pero si no lo has hecho sospecha de ellas cuando veas un aspecto algodonoso (es su aspecto) en tus hojas descoloridas, deformadas y pegajosas por la melaza que desprenden.

-Moscas blancas: son pequeños insectos que no acostumbran a alcanzar los tres milímetros de envergadura. Si detectamos que alguna de nuestras plantas tiene pequeños huevos depositados en el envés, es muy probable que este pequeño bichito haya hecho presa de él. Se multiplican y crecen mejor en temperaturas altas y tasas importantes de humedad, por lo que el verano es la época ideal para su procreación. Si no nos percatamos de los huevos pero vemos que las hojas de las plantas empiezan a amarillear, se secan y caen, es otro indicio que la mosca blanca ha anidado en nuestro jardín. Si queremos prevenir su aparición, lo mejor es mantener el terreno siempre limpio de malas hierbas. De este modo no les proporcionaremos un escondrijo fácil dónde vivir.
Ándate también con ojo también con pulgones y cucarachas.

En cuanto a las enfermedades más comunes están:

- Oídio: Aunque surge más habitualmente durante la primavera, esta enfermedad puede durar todo el verano e incluso prolongarse hasta el otoño. Esta enfermedad fúngica se reconoce porque deja una capa de polvo blanco sobre cualquier parte de la planta (hojas, flores, frutos, tallos, etc.), retuerce las hojas, deforma los brotes y deja en los ejemplares una palpable falta de floración.
Si quieres evitar esta enfermedad que afecta a rosales, claveles, crisantemos o begonias, entre muchas otras, utiliza fungicidas pulverizados sobre las plantas y evita el riego por aspersión.

- Mildiu: Afecta especialmente en verano tanto a las plantas de interior como a las de exterior, desde flores como las azaleas o las dalias hasta hortalizas o arbustos. Se identifica por los hongos que deja en las superficies y puede tratarse acabando con las zonas afectadas y pulverizando con fungicidas especiales.

- Perdigonada: También producida por hongos (en este caso el Clasterosporium carpophylum), esta enfermedad es reconocible como unos puntitos marrones que al caer agujerean nuestras plantas como si de un perdigón de escopeta se tratase (de ahí el nombre). Es habitual en algunos frutales como los melocotoneros, los cerezos y los ciruelos.

Lo más aconsejable es que, en cuanto seamos conscientes de cualquiera de alguno de los síntomas que os hemos descrito en este post, acudamos a nuestra floristería de referencia o centro de jardinería y pidamos consejo al profesional para que nos recomiende la mejor forma de atacar y atajar estos problemas.

Poker bonus at bet365.com

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Puedes ampliar información en el siguiente enlace Más información.

Acepto el uso de cookies para este sitio.